El estilo del escritor, Trucos de corrección

Qué frena el ritmo de tu relato – Expresiones chicle

Puede que el autocorrector ya no te subraye ninguna palabra, que hayas cortado todos los términos innecesarios, eliminado las redundancias y saneado las repeticiones. Pero tu texto no está listo. Todavía te quedan las expresiones más insidiosas de todas, esas que se esconden en el texto camufladas como lobo bajo piel de cordero gracias a la capa invisible de «correctas» con las que las tiñeron en la escuela. ¿Sabes ya de qué mal bicho estoy hablando?

Anuncios